LA ELIMINACIÓN DEL ZAKAT

La Eliminación del Zakat

El Fiqh del Zakat

La Restauración del Zakat

"Estableced El Salat ( La Oración ) y pagad el Zakat y obedeced al Mensajero para que se os pueda dar misericordia."

Qur'an 24:54 (y 28 referencias similares)


"Los creyentes y las creyentes son amigos los unos de los otros. Ordenan lo correcto y prohiben lo incorrecto, y establecen el Salat, y pagan el Zakat y obedecen a Allah y a su Mensajero. A esos Allah les hará entrar en Su misericordia. Allah es Poderoso, Sabio."

Qur'an 9:72


"Toma sadaqa de su riqueza y con ella los purificarás y los limpiarás."

Qur'an 9:104


"La sadaqa recolectada es para los pobres, los necesitados, aquellos que la recolectan, para reconciliar los corazones de la gente, para liberar esclavos, para los que están endeudados, para gastar en el camino de Allah, y para los viajeros. Una obligación impuesta por Allah. Allah es Conocedor, sabio."

Qur'an 9:60



" Ibn 'Abbas dijo, "Ele Mensajero de Allah, Que allah lo bendiga y le de paz, envió a Mu'adh al Yemen y dijo, 'Llamalos a dar testimonio de que no hay mas dios que Allah y de que yo soy el mensajero de Allah. Si te obedecen en eso, entonces diles que Allah ha hecho las cinco oraciones obligatorias cada dia y cada noche. Si te obedecen en eso, entonces diles que Allah ha hecho obligatorio el Zakat que es tomado de su riqueza y repartido a los pobres de entre ellos.'"


" Ibn 'Umar reportó que el Mensajero de Allah, Que allah lo bendiga y le de paz, dijo: "Se me ha ordenado combatir a la gente hasta que testifiquen que no hay mas dios que Allah y que Muhammad es el mensajero de Allah y establezcan la oración y paguen el Zakat. Si lo hacen, sus vidas sus vidas y propiedades estan a salvo de mi excepto lo que toque al derecho del Islam.Y su cuenta pertenece a Allah."


Estos ayats y hadices que se refieren al Zakat son aceptados por todo musulmán. Ningún musulmán niega el papel central del Zakat en Islam como un pilar indispensable de igual importancia que la oración; su negación es equivalente a incredulidad. Efectivamente, Allah pone juntos oración y Zakat en el Corán casi treinta veces y los mufassirun dicen que esto indica que las dos acciones son interdependientes queriendo decir de esa manera que tu oración no es aceptable a menos que el pago del Zakat se haya cumplido de manera adecuada y viceversa. Sin embargo a pesar de su naturaleza crucial y de su aparente afirmación por parte de la gente, está absolutamente claro que la gran mayoría de los musulmanes no dan al Zakat la importancia primordial que le corresponde.

La mayoría de los musulmanes comprenden que deben pagar algo llamado Zakat. Algunos piensan que han cumplido completamente con su obligación pagando el Zakat al-fitr al final de Ramadán. Muchos más saben que el Zakat tiene algo que ver con el dos y medio por ciento, sin embargo pocos saben exactamente de qué. Un gran número incluso intentan pagar el Zakat, aunque habitualmente de manera muy azarosa, y, en el mejor de los caos, es considerado como un acto obligatorio de caridad privada. Ciertamente la gente no trata el Zakat como si la validez de sus oraciones dependiera de su correcto desembolso y muchos no le prestan atención en absoluto. Hay varias razones para esta falta de consideración hacia el Zakat que se da actualmente.

La principal razón de entre ellas es la actual y dislocada situación política de los musulmanes alrededor del mundo. Mientras el Dar al-Islam permaneció como una realidad política unificada la institución del Zakat conservó su papel integral como parte del tejido económico de la sociedad musulmana. Con la caída del Califato, bajo la traidora embestida de nacionalistas Arabes y turcos asistidos e incitados por sus amos kafir y el consecuente desmembramiento de la Umma del Islam, la shari'a perdió su posición central en la sociedad musulmana y una de las mayores víctimas de ello fue la institución del Zakat.

Las nuevas naciones estado “musulmanas” sentaron sus bases en modelos económicos y políticos kafir y sus gobernantes laicos se aseguraron que Islam fuera firmemente relegado a la esfera privada. Ello denegó inevitablemente al Zakat su vital estatus fiscal y lo convirtió en el asunto de religiosidad privada personal en que ahora, en el mejor de los casos, se ha convertido. Pero el Zakat es definitivamente un asunto político no privado. Es un asunto de la esfera publica no de la esfera privada. Su recaudación y distribución son un asunto del gobierno musulmán no de la caridad privada. Lo peor no es solo que el Zakat haya sido eliminado actualmente del ámbito publico sino que casi todos los musulmanes piensan que así es como debe ser. Desde luego no es el caso, y el fracaso a la hora de comprenderlo ha sido uno de los principales factores contribuyentes a la debilidad política de los musulmanes en el mundo hoy día.

En uno de los ayats del Surat at-Tawba antes citado, Allah, tabaraka wa ta'ala, dice a Su Mensajero, que Allah le bendiga y conceda paz, "Toma sadaqa de sus riquezas para purificarlos y limpiarlos". La palabra "sadaqa" se usa en el Corán tanto en el sentido general de toda donación caritativa como en ciertos contextos con el significado específico del acto obligatorio del Zakat, y los mufassirun están de acuerdo en que este ayat puede tomarse como referente al Zakat. El punto importante según lo que acabamos de exponer es el uso del tiempo imperativo del verbo "tomar". Allah ta'ala ordena a Su Mensajero tomar el Zakat de la gente. Él podría haber ordenado a la gente darlo, como en otros lugares ordena a la gente, en sentido general, dar de lo que tienen, pero en este ejemplo concreto en el que se refiere al Zakat. Él ordena que sea tomado.

La confirmación de que este fue el significado generalmente entendido del ayat puede ser recogida del hecho de que tras la muerte del Profeta, que Allah le bendiga y conceda paz, los Árabes que rehusaron pagar Zakat a Abu Bakr, que Allah este complacido con él, lo hicieron en base a este ayat, diciendo que a causa de estar expresado en singular se refería solo al Profeta y quedaba, por tanto, abrogado con su muerte. Esto era absurdo, por supuesto, ya que hay muchos ayats dirigidos al Profeta, que Allah le bendiga y conceda paz, que guardan un significado general, El punto aquí, de todos modos, es que era un hecho reconocido que la naturaleza del Zakat es no es la de algo que se deja a la voluntad de darlo por aquellos que lo adeudan sino que es tomado por el líder de los musulmanes.

Esta interpretación se fortaleció más adelante por las famosas palabras del primer Califa de los musulmanes a Umar ibn al-Khatab durante el incidente citado anteriormente, cuando Umar desaconsejo luchar contra las tribus que rehusaban pagar el Zakat y Abu Bakr dijo: "Por Allah, si ellos me niegan una (cuerda deshilachada) que solieran pagar al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y conceda paz, ¡Yo luchare por eso contra ellos! Las palabras importantes para nosotros en el presente contexto de esta gran declaración son "me niegan". Abu Bakr no se refería obviamente a él mismo aquí como un individuo sino como líder político de los musulmanes y haciéndolo de modo tan claro, muestra la indisoluble unión entre Zakat y gobierno musulmán.

Esta conexión se confirma también en las fuentes del hadiz citado al comienzo de Ibn Abbas acerca de Mu'adh cuando fue enviado al Yemen. Entre las instrucciones que el Profeta, que Allah le bendiga y conceda paz, le dio están las palabras "Allah ha hecho obligatorio que el Zakat el sea tomado de sus propiedades y dado a sus pobres". El uso del tiempo pasivo "sea tomado... y dado" revela demostrablemente la naturaleza gubernamental de la institución del Zakat tanto en su recaudación como en su distribución.

Puede parecer que estoy poniendo un gran énfasis en este punto, pero es necesario hacerlo ya que la conexión orgánica entre Zakat y gobierno musulmán se ha perdido casi completamente. No es que el Zakat pueda ser recaudado y distribuido por las autoridades musulmanas, es que desde el principio ha estado en la autentica naturaleza del Zakat que así fuera. Hay ciertamente un aspecto del Zakat por el que éste es un acto individual de adoración, en palabras de una bien conocida definición, "La donación, como un acto de devoción, de una porción legalmente establecida de la riqueza de uno para ser distribuida entre aquellas categorías designadas por Allah en Su Libro." Y, desde luego, su pago es una purificación de la riqueza de los que lo pagan y un medio de recompensa para ellos en la Próxima Vida, lo mismo que su negación es causa de terrible castigo, pero al contrario que otros actos de adoración este está inseparablemente vinculado al gobierno de la comunidad musulmana.

Todos los libros de Fiqh de todas las escuelas y todos los libros de historia de los musulmanes muestran que esta conexión se dio por sentada a lo largo de todos los siglos de gobierno musulmán hasta la actualidad. El hecho de que la recaudación y la distribución se haga por las personas designadas para ello por el gobierno central es algo que se asume en toda la literatura tradicional sobre el tema.

· Imám al Sarakhsi dice en su libro al-Mabsut: "El Zakat es un derecho de Allah y debe ser recaudado y distribuido por el líder de los musulmanes o sus designados. Si alguien paga su Zakat a cualquier otro, no elimina su obligación de Zakat."

· Imám Malik dice en el Muwata': "La distribución de Zakat depende del juicio individual del hombre encargado. No hay condición fijada para el recaudador del Zakat mas que la que el líder de los musulmanes tenga a bien."

· Imám Shafi’i dice en al-Umm acerca de la categoría coránica “aquellos que lo recaudan” que se refiere a los hombres designados por el Califa de los musulmanes para recaudar y distribuir el Zakat.

· Imám Ahmad es citado en el libro ash-Sharih ar-Rabbani li Musnad Ahmad diciendo: "Sólo el Califa tiene la autoridad y responsabilidad de recaudar y distribuir el Zakat, bien por sí mismo o través de aquellos a los que él designe, y tiene la autoridad y responsabilidad de luchar contra aquellos que rehusen pagarlo."

Estos son solamente cuatro ejemplos representativos de, literalmente, miles de citas posibles.

De todo esto debe quedar suficientemente claro que desde sus orígenes la recaudación y distribución del Zakat fue una función integral e inseparable del gobierno musulmán. Todos los demás pilares del Islam tienen una interconexión que los une con la autoridad central: la shahada a través del explícito reconocimiento de la aceptación de la autoridad del gobierno musulmán, la oración a través de la asignación oficial de jatibs para dirigir la oración del jumu'a, el ayuno de Ramadán por el anuncio oficial de su comienzo y final; y el hajj por su liderazgo designado. Es, sin embargo, posible para todos estos ritos ser llevados a cabo por musulmanes que no son gobernados de acuerdo con la shari'a, como la actual secularización del mundo musulmán y los muchos musulmanes sometidos a un gobierno kafir en el mundo hacen evidente hoy día, a pesar de que la falta de una autoridad musulmana reconocida se hace sentir dolorosamente al principio y fin de cada Ramadán. Solo en el caso del Zakat esto no es posible. El Zakat no puede divorciarse del gobierno musulmán activo.

Una vez que la conexión vital entre Zakat y gobierno ha sido destruida, esto significa que el pilar del Zakat tal y como siempre ha sido entendido por todos los musulmanes a lo largo de la totalidad de la historia del Islam, ha sido eliminado. Cualquier pretensión en el pago y distribución del Zakat en las presentes circunstancias no puede ser otra cosa que eso mismo, nada mas que una bien intencionada pretensión. La negación de la conexión integral entre Zakat y gobierno central musulmán significa necesariamente que la naturaleza del Zakat ha sido alterada más allá de cualquier reconocimiento de su función y practica original.

Otro factor importante en la alteración del Zakat ha sido el cambio en la naturaleza de la riqueza y del dinero durante los dos últimos siglos, que también tiene una conexión más que casual con el cambio en la situación política de los musulmanes que hemos apuntado. La institución del Zakat fue originalmente prescrita para, y dentro, de una situación humana en la que la riqueza era medida por los factores naturales que han sido siempre considerados el calibre de la prosperidad humana y que efectivamente continuaron siéndolo en todo el mundo hasta finales del siglo XVIII. Allah ta'ala perfila estas cosas claramente en el Surat al ' Imran cuando dice:
“A los seres humanos el amor por los apetitos mundanos les aparece pintado en exuberantes colores: mujeres y niños, la acumulación de montones de oro y plata, y caballos de buena raza, los rebaños y las tierras de cultivo fértiles. Todo eso es solamente el disfrute de la vida de este mundo. (Corán 3:14)

En toda sociedad tradicional las medidas básicas de riqueza fueron siempre tierra, ganado y oro y plata, y es sobre estas cosas sobre las que el Zakat, como impuesto sobre la riqueza acumulada, es recaudado. Por esta razón todos los textos que tratan del Zakat se concentran en estas cosas. Hablan de los diferentes tipos de productos agrícolas y los detalles de Zakat pagadero por ellos con todos los factores variables dependiendo del tipo de producto, la cantidad, el tipo de tierra y si es de regadío o no, entre otros muchos factores. Se adentran en inmensidad de detalles sobre el ganado y exactamente que animales se deben tomar para el Zakat dando el número y edades de los animales en cada rebaño o manada a considerar. Respecto al oro y la plata los textos especifican el peso exacto de cada una que es pagadero como Zakat y deja claro que es el metal en sí mismo lo que es tasado ya que no importa si esta en forma de monedas, lingotes, pepitas o polvo. La única otra cosa sujeta a Zakat son los bienes de comercio bajo ciertas circunstancias y su Zakat se debe pagar también en oro o plata.

El problema es que la mayor parte de esto tiene poca o ninguna relevancia en la vida urbana del siglo XX para el 90% de los musulmanes en el mundo de hoy. Estos no tienen tierra ni animales ni oro ni plata. Ello se debe a que la mayor parte de la raza humana ya no tiene ningún acceso a la riqueza en su forma natural o real. Cualquier riqueza que podamos tener es de hecho desnaturalizada, o se podría decir, irreal.

Iniciado con la legalización de la usura en Europa en el siglo XVI y acelerado por el crecimiento de la banca y el uso sin restricciones de instrumentos y técnicas financieras usureras desde entonces, la naturaleza tanto del poder político como de la riqueza personal y del dinero en sí mismo ha experimentado un cambio total en el curso de los tres últimos siglos. La riqueza real, que es la propiedad de recursos naturales de la tierra, ha ido cayendo cada vez en menos y menos manos, mientras a la mayor parte de la gente se les ha dejado, en el mejor de los casos, con vales de riqueza en forma de saldos bancarios, bonos de acciones, pólizas de seguros y otros instrumentos financieros, frecuentemente con no mas existencia real que temblorosas cantidades pasando electrónicamente de la pantalla de un ordenador a otro. Al mismo tiempo el dinero ha pasado de ser monedas de oro y plata a ser papel que representa monedas de oro y plata y que a su vez ha pasado a ser simples vales de papel cuyo valor depende totalmente del capricho de especuladores internacionales.

No hay duda de que la usura penetra cada aspecto del sistema financiero que ahora domina cada parte del globo, lo que significa que todos sus instrumentos e instituciones - papel moneda, tarjetas de crédito, obligaciones, mercado de valores, cambio de divisas - son de hecho haram también.

Este no es el lugar para profundizar detalladamente en este asunto pero se ha realizado un gran trabajo sobre el mismo y es lectura esencial para todo musulmán. Por algún tiempo los musulmanes, bajo la protección de la shari'a, se las arreglaron para mantenerse libres de los tentáculos de los usureros. Empezó primero en Egipto, a través de una alianza maldita entre los británicos y los modernistas musulmanes, y continuó en Estambul, corazón del Califato, que cayó en la trampa de los banqueros, y así fue como en un breve espacio de tiempo la soberanía de los musulmanes pasó a manos financieras en las que permanece hasta nuestros días.

Por tanto, no hay duda de que el sistema financiero mundial ha tenido un efecto devastador sobre los musulmanes. Ha sido el medio a través del cual la autonomía política ha sido arrebatada de sus manos y ha sacado el Islam de todos los asuntos diarios y de las transacciones comerciales que son las cosas que ocupan la mayor parte de la vida de la gente. Esta claro que este control económico representa el principal bastión de los enemigos del Islam y es donde su ilegítimo poder reside, y constituye, por tanto, el mayor campo de batalla en que la lucha para restablecer el Din de Allah en este tiempo va a tener lugar. En el caso del Zakat, podemos ver como este poder golpea en los auténticos fundamentos del Islam porque esta corrupción en el terreno económico ha hecho virtualmente imposible para la gran mayoría de los musulmanes cumplir con una de las primarias y fundamentales obligaciones de su Din.

Esto se ha llevado a cabo cambiando la naturaleza de la riqueza monetaria, sustituyendo las monedas de oro y plata por las monedas de papel. Como hemos manifestado con anterioridad, el Zakat sobre la riqueza solo se puede pagar con oro y plata. Que es el mismo metal, el que esta sujeto a Zakat y no su valor como moneda, está totalmente demostrado por el hecho de que el Zakat es debido por ellos independientemente de la forma que adopten. Esto se sostiene más todavía en el hecho de cómo era tratado tradicionalmente el fulus, que eran monedas hechas de otros metales usadas para transacciones menores, en las que solo se requerían pequeñas fracciones de las monedas de oro y plata. Si alguien poseía un gran número de monedas fulus que juntas ascendían a una cantidad equivalente al nisab en oro o plata, entonces de acuerdo con ciertos 'ulama el Zakat se tendría que pagar por dicha cantidad de fulus, pero debía ser pagado en oro o plata. Incluso si tenían una cantidad de 10 veces el peso del metal base del que las monedas estaban hechas no habría que pagar Zakat sobre ello. En tal caso esto significaría que las monedas fulus en cuestión se consideraban como un tipo de recibo intercambiable por un cierto peso de oro o plata. Otros 'ulama las consideraban como simples vales numerados y simbólicos sin valor intrínseco ninguno y mantenían que alcanzaran la cantidad que alcanzaran, por ellas no se pagaba Zakat.

El papel moneda debería ser considerado exactamente del mismo modo. Un gran 'alim tradicional que vio el papel moneda como vales sin valor fue el ultimo gran Shaykh al-Azhar, Shaykh Illays, antes de que los británicos triunfaran corrompiendo esa gran institución de aprendizaje a mediados del siglo XIX. En un fatwa que es punto de referencia obligado acerca del asunto dijo:

Se me preguntó: ¿Cuál es tu conclusión con respecto a la función del papel del sello del Sultán (un tipo de papel moneda usado en el Califato Osmani) que circula como dirhams y dinares? ¿Se debe pagar Zakat por ello, como si fuera oro o plata o mercancía, o no? Yo respondí como sigue:

La alabanza sea de Allah y bendiciones y paz sea sobre Nuestro Señor Muhammad, el Mensajero de Allah.

Ningún Zakat se paga por ello, puesto que el Zakat está restringido al ganado, ciertos tipos de grano y fruta, al oro, a la plata, al valor de la mercancía en circulación y al precio de bienes almacenados. Los artículos mencionados no se incluyen en ninguna de las categorías anteriores.

Encontrareis una explicación para esto en las monedas fraccionarias de cobre acuñadas con el sello del sultán que están en circulación, por las que no se paga Zakat en absoluto, ya que no están incluidas en ninguna de las categorías mencionadas. La Mudawwana establece que: "Cualquiera que posea durante un año monedas menores que asciendan a 200 dirhams, no esta obligado a pagar ningún Zakat en absoluto por ellas, a menos que constituya mercancía de comercio. Entonces, lo que haría es tasarlo como si fuera mercancía."

En Al-Tiraz, después de mencionar que Abu Hanifa y Ash-Safi'i exigían el pago del Zakat por monedas menores, ya que ambos consideraban que lo importante para el pago del Zakat era su valor, y mencionando que Ash-Safi'i tiene dos opiniones contradictorias al respecto, afirma que la postura del madhhab es que no es obligatorio pagar Zakat por monedas menores, ya que no hay discrepancia en absoluto con que lo importante en las monedas menores no es su peso, o su cantidad, sino su valor. Si el Zakat fuera obligatorio para cualquier material, el nisab no estaría estipulado de acuerdo con el valor de lo mismo, sino de acuerdo con el material y la cantidad como en el caso de plata, oro, grano, o fruta. Como su material carece de relevancia en lo que al Zakat concierne, es tratado de la misma manera que el cobre, hierro y materiales similares.

Y Allah, a quien la alabanza y la adoración pertenecen, es el más sabio. Que Allah bendiga y conceda paz a Nuestro Señor Muhammad y su familia.

Por ello en la opinión de Shaykh 'Illaysh está claro que ningún Zakat en absoluto debe pagarse por el papel moneda. Se debe recordar, sin embargo, que en el tiempo en que se pronunció este fatwa, la shari'a estaba todavía vigente y el sistema monetario de oro y plata estaba en plena circulación.

La otra manera de mirar el papel moneda, a primera vista equivalente al fulus, apuntado anteriormente, lo devuelve a sus reconocidos orígenes como representación de oro y plata. El papel moneda fue inicialmente emitido como el denominado dinero de los banqueros en la forma de un recibo completamente amortizable por una cierta cantidad de oro o plata. En otras palabras, cualquier billete bancario debía ser tomado por el banco que lo emitió y cambiado por la cantidad de oro o plata que pretendía representar. Algunos billetes todavía guardan el eco de esta función original, y así se encuentran las palabras: "se pagará al portador" o alguna declaración similar impresa en ellos. Vistos desde esta perspectiva los billetes son en realidad reconocimientos de deuda, el banco adeuda al poseedor del billete la cantidad impresa en él. Esto constituye, por supuesto, una evidencia mas del estatus haram del papel moneda ya que bajo la shari'a solo esta permitido el traspaso deudas en circunstancias muy especificas y restringidas.

Desde el punto de vista de Shaykh 'Illaysh y otros como él, el único modo posible de tomar Zakat por el papel moneda seria tratarlo como mercancía, en otras palabras papel. Y la cantidad necesaria para reunir el nisab lo dejan fuera de cuestión en lo que atañe al Zakat. Si, sin embargo, el papel moneda se entiende como una deuda, entonces el Zakat entra definitivamente en juego. En ese caso cualquier tipo de papel moneda que se posea representa oro o plata que en realidad se adeuda pero que es retenido de momento por algún otro. La autoridad que emitió el papel moneda adeuda la cantidad de oro y plata que representa.

El Zakat hay que pagarlo sobre las deudas que se le deben a uno, así si la cantidad de papel moneda en posesión alcanza el nisab y permanece en poder de uno a lo largo de un año o más, entonces se debe Zakat, incluso si permanece en la forma de una deuda impagada. Sin embargo el Zakat solo se puede pagar en oro y plata; no esta permitido pagar el Zakat con una deuda. En esta situación la única forma para que la gente pague el Zakat es cambiando parte del papel moneda en su posesión por la cantidad especificada de oro o plata necesaria para cubrir el Zakat que deben pagar por la deuda impagada que se les adeuda, que esta representada por la cantidad total de papel moneda en su poder.

De todo esto queda claro que el actual sistema económico de capitalismo bancario kafir que domina el mundo ha destruido el pilar del Zakat. Ello es en parte porque ha desplazado toda transacción económica al campo de lo haram envolviéndola inescapablemente en un entramado usurero del que en el presente es virtualmente imposible escapar. Pero lo ha hecho más directamente redefiniendo la naturaleza de la riqueza y específicamente cambiando la naturaleza del dinero de tal manera que impide a los musulmanes pagar el Zakat de acuerdo con las condiciones establecidas por la shari'a.

Un factor mas en la alteración del socialmente beneficioso y políticamente unificador papel jugado por el Zakat en la comunidad musulmana ha sido un particular método de clasificación y transacción con diferentes tipos de propiedad desarrollado por los mismos musulmanes. En los primeros tiempos no se hacia distinción entre los varios tipos de riqueza pero poco más tarde la riqueza paso a dividirse en dos categorías: riqueza aparente (amwal dhahira) y riqueza no aparente (amwal batina). La riqueza aparente la constituían animales, productos agrarios, que estaban básicamente a la luz y para que todos los vieran, y la riqueza no aparente la constituían oro, plata y bienes de comercio, que no estaban a la vista pública de la misma manera. La riqueza no aparente podía convertirse en aparente si su poseedor se la llevaba fuera de la ciudad al camino publico para venderla o comerciar con ella en otro sitio.

Al principio todas las categorías de riqueza se trataron de la misma manera en lo tocante a la recaudación y distribución de cualquier Zakat acordado para ellas y era deber del recaudador de Zakat designado oficialmente recaudar todos los diferentes tipos de Zakat de todos los musulmanes que lo adeudaran. Era su responsabilidad asegurarse de que llegaran a la institución gubernamental del bayt al-mal que era el depositario oficial reconocido en el cual el Zakat era recogido y desde el cual era distribuido a las ocho categorías de gente autorizadas a recibirlo. En lo que a la riqueza aparente concernía, este continuó siendo el caso por acuerdo de todos los musulmanes hasta la caída del Califato y el abandono de la shari'a que lo acompaño al principio de este siglo. Pero en el caso de la riqueza no aparente una excepción fue hecha permitiendo a la gente, bajo ciertas circunstancias, distribuir su propio Zakat del oro, plata y bienes comerciales que poseían.

Esta excepción no fue ciertamente una orden, y efectivamente nunca tomo la forma de nada mas que de un permiso cualificado, sin embargo es utilizada en la actualidad por muchos musulmanes para justificar la actual privatización del Zakat que en la presente situación es equivalente a abandonar el Zakat completamente ya que los otros tipos de Zakat no están siendo oficialmente recaudados en ninguna parte. Ciertamente, aquellos que han adoptado esta posición, han jugado a favor de los secularistas que ahora gobiernan a los musulmanes en todas las tierras musulmanas, y han hecho tremendamente fácil para ellos obtener y retener el poder.

Debemos, en primer lugar, recordar que la dispensa fue otorgada en un contexto en el que el dominio de la shari'a era total y la realidad política del Zakat de todos los tipos de riqueza estaba establecida mas allá de toda duda, de modo que no había ninguna duda acerca de que la distribución individual de la riqueza no aparente pusiera en peligro la existencia de la completa institución del Zakat como es ahora el caso. Aunque fue aceptado como una posibilidad por algunos eruditos, todos permitieron y muchos prefirieron, que el Zakat de la riqueza no aparente fuera pagado al recaudador oficial.

El gran erudito Shafi'i al Mawardi dijo que el recaudador debía aceptar el Zakat de la riqueza no aparente y prestar ayuda a la gente en su estimación, y algunos Shafi'itas dicen que el Zakat debía pagarse al líder de los musulmanes en cualquier caso. El Hanafi al-Sarakhsi era de la opinión de que ningún propietario de bienes tiene la autoridad de invalidar el derecho de recaudación que pertenece al líder de los musulmanes, habiéndole sido otorgado por la shari'a, e incluso llega mas lejos al decir que si no es pagado a él la obligación del Zakat no habrá sido satisfecha. Aunque la gente de Imám Malik reconocía la distinción entre riqueza aparente y no aparente, en lo concerniente a recaudación consideraban toda la riqueza virtualmente aparente. A sus ojos todo y cada tipo de Zakat requiere ser pagado al líder de los musulmanes a través de recaudadores oficiales a menos que fuera conocido como injusto en el sentido de no distribuirlo correctamente.

Otro factor tremendamente desafortunado en la corrupción del Zakat ha sido el reciente papel jugado por las asociaciones benéficas islámicas y otras organizaciones similares que pretenden recaudar y distribuir el Zakat. Esto es particularmente nocivo porque hacen creer a otros musulmanes que dándoles su dinero están satisfaciendo su obligación de Zakat, mientras que, como hemos visto, no están en realidad haciendo tal cosa. En su literatura estas organizaciones piden específicamente a la gente su Zakat y llegan incluso a decirles como lo tienen que calcular. Esto significa que se están autodesignando explícitamente como recaudadores de Zakat. Aunque esta absolutamente claro en la shari'a que los recaudadores del Zakat solo pueden ser designados por el líder político legitimo de los musulmanes; nadie puede autodesignarse como tal para dicha labor.

De acuerdo con la mayor parte de las autoridades si una persona paga Zakat a alguien que no tiene derecho a recaudarlo tiene que volver a pagarlo, no es solo que estas organizaciones benéficas que pretenden recaudar el Zakat de la gente no hacen tal cosa, sino que pueden incluso haber impedido a otros musulmanes cumplir con su obligación correctamente y haciendo esto cometen una muy grave incorrección en el proceso. Además ya que no tienen derecho según la shrari'a a llamarse a sí mismos recaudadores de Zakat, por supuesto no tienen derecho a ningún capital de Zakat en base a ello, y cualquier dinero recaudado como Zakat que utilicen mas tarde para sus propios gastos ha sido apropiado indebidamente.

Lo peor de todo, sin embargo, es el hecho de que haciendo lo que hacen estas organizaciones ayudan activamente a los enemigos del Islam impidiendo que la verdadera posición de los musulmanes salga a la luz. Haciendo esto hacen pensar a la generalidad de los musulmanes que es correcto e incluso deseable pagar el Zakat en el modo que ellos sugieren; colaboran con los enemigos de Islam, conscientemente o no, al confirmar activamente que la presente política de subyugación de los musulmanes bajo dominio no musulmán es un estado de cosas aceptable.

La única manera en que organizaciones benéficas podrían justificar su derecho a recaudar el Zakat seria si reclamasen el liderazgo político de la comunidad musulmana lo que es imposible ya que hacerlo conllevaría inmediatamente la perdida de su estatus benéfico. Por lo tanto las organizaciones benéficas islámicas deberían cesar en el acto su reclamación de ser recaudadores de Zakat.

De cualquier manera lo que ha quedado totalmente claro por todo lo anterior, es que, a pesar de las indudablemente sinceras intenciones de muchos millones de musulmanes alrededor del mundo, que con la mejor intención apartan una cantidad de su riqueza cada año para cumplir con su obligación ante Allah de pagar el Zakat - y Allah conoce mejor que nadie nuestros corazones y es capaz de hacer Su voluntad - la verdad es que la obligación del Zakat, tal como siempre ha sido entendida por los musulmanes, no esta siendo correctamente ejecutada en ningún sitio. Esto es porque la necesaria conexión entre Zakat y gobierno musulmán ha sido rota y porque el Zakat de la riqueza no aparente, el del dinero y las mercancías, no esta siendo pagado de la única manera aceptable en la que esta permitido pagarlo -oro y plata-.

El Zakat es, verdaderamente, el pilar perdido del Islam.

Anterior

Siguiente